En estos tiempos, valga la redundancia, en los que no hay tiempo para nada, ni para la conversación serena, ni para la lectura morosa, ni para mirarse a los ojos y quedarse callados, nace este blog bajo la exhortación de Constantin Cavafis:

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo …

El camino largo que postula este blog solicita que el viandante llegue hasta los textos que ofrece no a vuelo de pájaro, sino con el sereno ritmo del andante, y se detenga ante ellos, si eso le produce placer o interés. En caso contrario, que siga tranquilamente su camino.

La solicitud es al lector, a que esté dispuesto a emprender ese largo viaje. La exigencia es a los textos, a que sean capaces de compensar este esfuerzo.

Judit Gerendas